Placas de vitrocerámica recomendadas OCU – Te ayudamos a elegir la mejor

Las placas de vitrocerámica cada vez están siendo más usadas en los hogares ya que son muy fáciles de limpiar y son menos peligrosas que el gas. ¿Necesitas comprar una placa vitrocerámica? En este artículo te vamos a mostrar qué modelos son los más recomendables por la OCU y por los usuarios para que puedas escoger la que mejor se adapte a ti.

Con tu nueva placa de vitrocerámica, ya sea vitrocerámicas de inducción y placas vitrocerámicas,  podrás disfrutar de tus recetas favoritas con la comodidad y seguridad que ofrecen.

En el mercado vas a encontrar una gran variedad de placas vitrocerámica,  de diferentes diseños, marcas y precios. Para encontrar la mejor, has de tener en cuenta diferentes puntos pero también tus preferencias y necesidades personales.

¿Tienes dudas sobre cuál es la mejor placa vitrocerámica? Aquí te vamos a ayudar a escoger la mejor para ti.  Descubrirás  las ventajas e inconvenientes de cada modelo y los puntos que has de valorar para acertar en tu compra.  

Mejor placa de vitrocerámica según la ocu

La OCU ha analizado las prestaciones de cada cocina, su consumo, la seguridad y la facilidad a la hora de usar cada placa vitrocerámica y la marca ganadora ha sido AEG, toda una Compra Maestra.

Puntos a tener en cuenta antes de realizar la compra según la OCU

  • Medidas: Hay placas de diferentes medidas, antes de comprar tu placa de vitrocerámica has de tener claro la medida que vas a necesitar, las más comunes son las de 60 cm de ancho, pero las hay más anchas, de 80 o 90 cm, y también más estrechas, si tu cocina es muy pequeña. También hay placas de vitrocerámica que cuentan también con zonas de cocción convencionales con otros tipos de cocinado, como parrillas.
  • Número de quemadores: En el mercado puedes encontrar placas con 2 quemadores pensadas para cocinas pequeñas y con 3 y 4 quemadores que suelen ser las más habituales.
  • Potencia: Si anteriormente usabas gas, has de tener en cuenta la potencia que tengas actualmente contratada en tu domicilio, ya que si usas varias zonas a la vez, es posible que superes la potencia si la tienes muy justa.
  • NIveles de potencia: Los niveles de potencia o de cocción están pensados para que podamos subir o bajar la temperatura del quemador. Algunas placas pueden tener 10, 15, 17 o más niveles. A más niveles más sensibilidad y mayor precisión tendrá nuestra placa de vitrocerámica.
  • Bloqueo de seguridad infantil: Evita encender de forma accidental la placa. En caso de tener niños en casa, es interesante porque que cuente con esta opción.
  • Indicador de calor residual: a través de una luz roja nos avisará si la placa está todavía caliente para evitar quemaduras.
  • Programación: hay placas en las que se puede programar para que se apaguen solas, una función que resulta muy útil si quieres dejar por ejemplo unas lentejas que se vayan haciendo solas.
  • Comida caliente: es una función para que la comida no se enfríe la comida a una temperatura baja para que no se quemen los alimentos.
  • Frecuencia de uso: Si no sueles cocinar en casa, para para una segunda vivienda o sois pocos en casa quizás te interese comprar una placa de vitrocerámica más barata y con menos quemadores, y, si la vas a dar mucho uso seguramente preferirás un modelo de mayor calidad y durabilidad y con más quemadores.
  • Memoria: Permite mantener los ajustes de cocción para otra ocasión.
  • Función Consumo: Indica la potencia consumida tras preparar tu comida. Esto te ayudará a controlar la eficiencia en el uso de tu placa.
  • Conexión a internet: hay placas que permiten manejarlas a través del móvil, pero para este tipo de electrodomésticos no se le saca mucho partido, ya que lo normal es estar en casa controlando la cocción pero puede resultar útil si estas llegando a casa y has dejado la comida preparada y quieres que se vaya calentando para que esté lista cuando llegues.
  • Diseño: Puedes encontrarlas en diferentes colores y con distintos diseños. Puedes comprarla a juego con tus electrodomésticos o con tu cocina, ahora están muy de moda las placas en color blanco.

Placa vitrocerámica recomendada

Mejor rasqueta para limpiar las placas de vitrocerámica

Una rasqueta que no araña tu vitrocerámica y no se oxida con el uso.

Mejor placa vitrocerámica portátil calidad precio

Mejor placa vitrocerámica de inducción

Mejor placa vitrocerámica barata de dos fuegos

¿Qué es una placa vitrocerámica?

Una vitrocerámica es una placa lisa de cerámica vitrificada muy resistente al calor que cuenta con una resistencia eléctrica debajo de esta que nos permite calentar la comida y cocinar de una manera más fácil, limpia y cómoda. La temperatura se puede manejar a través de un termostato con controles para que elijas la intensidad que necesites en función del alimento que estés preparando.

¿Qué puntos fuertes tiene una vitrocerámica?

Las placas vitrocerámicas cada vez son más populares ya que cuentan con muchas ventajas que hacen que merezca la pena tener una en nuestra cocina:

  • La superficie de la placa es lisa, por lo que es muy fácil limpiarla.
  • La propia superficie lisa también favorece que los recipientes se mantengan estables sobre ella.
  • Son más estéticas y elegantes, dando un toque más moderno a tu cocina.
  • Algunos modelos cuentan con temporizador, lo cual nos facilita mucho en trabajo en la cocina.
  • Son más seguras, cuando está caliente aparecen unos indicadores de calor residual te avisan, evitando así posibles quemaduras.
  • Las zonas de cocción pueden tener distintas formas.
  • Salvo las de inducción, puedes usarlas con cualquier tipo de olla, incluso con las de barro.
  • Permiten aprovechar el calor residual.
  • Producen un calentamiento progresivo.

Desventajas de las placas vitrocerámica

  • El precio de las placas de vitrocerámica es más elevado que el de otros métodos de cocción pero cada vez hay más modelos con precios realmente baratos.
  • Tardan en conseguir la temperatura deseada.
  • Consumen mucha energía eléctrica, son menos eficientes que las de inducción.
  • Tardan en enfriarse, por lo que  si se quiere bajar la temperatura no lo hace de manera inmediata.

Diferencias entre inducción y vitrocerámica

¿Cuál es la diferencia entre una placa de inducción y una vitrocerámica? Ninguna es mejor que la otra, cada una tiene sus ventajas e inconvenientes, has de conocerlos para saber decidir qué vitrocerámica es mejor para tí.

Con una placa de inducción podrás reducir el consumo de energía de manera significativa, ya que usan más del 75% de la que necesitan en producir calor, que va directamente al recipiente.

Con una placa de vitrocerámica podrás utilizar cualquier tipo de menaje, incluidas tus ollas de barro. En cambio con las de inducción sólo podrás utilizar las ollas que estén preparadas para este tipo de placas.

La seguridad es otro punto para destacar en ambos tipos, en las placas de vitrocerámica el calor solo se produce en una zona, la cual, cuando está caliente, se encienden unos indicadores de calor residual te avisan de que todavía no está fría para evitar accidentes. En las de inducción, el cristal genera muy poco calor por lo que el riesgo de quemaduras accidentales es muy bajo.

Las placas son muy fáciles de limpiar, pero las de inducción lo son más aún,ya que los alimentos derramados no se quedan pegados, así que la limpieza también es bastante sencilla.

Las placas vitrocerámicas son más baratas que las de inducción.

Con las placas de inducción cocinarás más deprisa, porque el tiempo de precalentamiento se reduce a la mitad. Además, se puede pasar de la mínima a la máxima potencia en cuestión de segundos.

Consigues ahorrar en tu factura de la luz con una placa de inducción, ya que el consumo de energía se reducen en un 75% para producir calor, que va directamente al recipiente.

Las placas de inducción pueden ser perfectas para los que tienen menos tiempo para cocinar, o incluso una casa con niños. En cambio, si todavía te gusta cocinar a fuego lento, una vitrocerámica se puede adaptar perfectamente a ti.

No olvides, a la hora de escoger una placa que además has de tener en cuenta el tamaño (60 cm, 80 cm, también las puedes encontrar de 70 y 90 cm de ancho o tamaños especiales),

¿Qué potencia debe tener una vitrocerámica?

La potencia total sumando la de todos los fuegos es de entre 3500 W y 7500 W, El fuego de menor tamaño tiene una potencia de alrededor de 1000 W y 1300 W, los fuegos medianos tienen una potencia de entre 1500 y 2000 W y los fuegos de mayor tamaño tienen una potencia de entre 2000 W y 2500 W.

¿Que comsume más una placa de inducción o una placa vitrocerámica?

Tanco con las placas vitrocerámica y con las cocinas de inducción cocinamos usando solo la electricidad.  Con las placas de inducción consumirás muchísimo menos que con las placas de vitrocerámica convencional, concretamente consumen la mitad. Los alimentos se calientan el doble de rápido que con una vitro. Por lo que, con las placas de inducción podrás ahorrar más que con las de vitrocerámica, ya que el consumo de energía se reducen en un 75% para producir calor, que va directamente al recipiente, por o que pierde mucha menos energía en forma de calor. Además las superficies de las placas de inducción se enfrían más rápido, por lo que son mucho más seguras.

¿Cómo ahorrar al cocinar?

Hay varias maneras de ahorrar energía al cocinar en una placa de vitrocerámica. Una de las mejores formas es asegurarse de utilizar recipientes que tengan el mismo tamaño que el elemento calefactor de la placa. De esta manera, se aprovecha al máximo el calor generado y se reduce la cantidad de energía necesaria para cocinar. También es importante evitar cocinar a temperaturas muy altas, ya que esto puede hacer que se desperdicie energía, así como tapar los recipientes para que no se produzcan fugas de calor. Por último, procura no dejar la placa encendida más tiempo del necesario y utiliza la función «mantener caliente» sólo cuando sea necesario.

Qué gasta más, cocinar en vitrocerámica o en horno eléctrico?

El consumo medio de una vitrocerámica es de entre 1.200 y 2.500 W/h. Una hora a 2.500 W/h consumiría 2500 kW horas.

De media, un horno a 180 grados consume unos 0,85 kW horas. A esto hay que sumarle el tiempo que tarda en calentarse. Para reducir el gasto al máximo hemos de no abrir la puerta del horno para evitar que salga el calor, aprovechar el calor residual apagando un poco antes de que el plato esté terminado, cocinar varios alimentos a la vez, utilizar el ventilador para repartir mejor el calor, y algo muy importante, se debe evitar su uso en las horas más caras. 

¿Qué pasa si pones una sartén o una olla normal en inducción?

Simplemente que el recipiente no se calentará por lo que no podrás cocinar los alimentos.

¿Cómo limpiar una placa vitrocerámica?

Para limpiar una placa vitrocerámica, sigue estos pasos:

  1. Deja que la placa se enfríe por completo antes de intentar limpiarla.
  2. Limpia la superficie con un trapo húmedo y suave o con un limpiador suave para cocinas. Asegúrate de no usar productos abrasivos o esponjas de lana de acero, ya que pueden rayar la superficie de la placa.
  3. Si hay restos de comida o grasa adheridos a la placa, puedes usar un limpiador de horno o un limpiador de vidrio para eliminarlos. Aplica el limpiador y deja que actúe durante unos minutos antes de frotar con una esponja suave.
  4. Si hay manchas difíciles de eliminar, puedes hacer una solución de bicarbonato de sodio y agua. Aplica la solución sobre la mancha y deja que actúe durante unos minutos antes de frotar con una esponja suave.
  5. Una vez que hayas eliminado todas las manchas y suciedad, enjuaga la placa con agua y seca con un trapo suave o un paño de papel.
  6. Si quieres dejar la placa brillante y libre de manchas, puedes usar un limpiador especial para placas vitrocerámicas o un producto a base de cera. Aplica el producto y frota suavemente con un trapo suave hasta que la placa esté completamente seca.

Es importante seguir las instrucciones del fabricante y no usar productos que puedan dañar la placa. También es recomendable proteger la placa con un protector especial para placas vitrocerámicas para evitar rayones y manchas.

Cómo instalar una placa vitrocerámica

Las placas de vitrocerámica son de muy fácil instalación, tan sólo has de seguir unos pasos simples y la tendrás montada en pocos minutos.

Para instalar una placa de vitrocerámica, es importante seguir los pasos que se detallan a continuación:

  1. Primero, lee las instrucciones de instalación que vienen con la placa y asegúrate de tener todos los herramientas y materiales necesarios.
  2. Desconecta el suministro eléctrico y desconecta todos los cables y tuberías que estén conectados a la placa.
  3. Coloca la placa en su lugar en la encimera o superficie de trabajo. Asegúrate de que esté nivelada y apoyada en todos sus lados para evitar que se mueva durante el proceso de instalación.
  4. Conecta la placa a la fuente de alimentación eléctrica, siguiendo las instrucciones del fabricante. Asegúrate de utilizar cables y conectores adecuados para evitar riesgos de incendio o electrocución.
  5. Conecta los quemadores de la placa a la fuente de gas, siguiendo las instrucciones del fabricante. Asegúrate de apretar bien todos los conectores para evitar fugas de gas.
  6. Enciende la placa y comprueba que funciona correctamente. Si todo está en orden, cierra la tapa o puerta de la encimera y coloca los utensilios de cocina en su lugar.
  7. Si la placa tiene una campana extractora, instálala siguiendo las instrucciones del fabricante. Asegúrate de conectarla adecuadamente a la fuente de alimentación eléctrica y a la salida de aire de la placa.

Si tienes dificultades durante el proceso de instalación, es recomendable que contactes a un profesional cualificado para que te ayude.

Puedes verlo en este vídeo.

¿Qué tipos de placa vitrocerámica existen?

Existen diferentes tipos de placas vitrocerámicas en el mercado, que se diferencian principalmente en función de su tamaño, su forma y su tecnología de funcionamiento. Algunos de los tipos de placas vitrocerámicas más comunes son los siguientes:

  1. Placas vitrocerámicas independientes: Son placas que se instalan por separado de la encimera y se conectan directamente a la toma de corriente. Son ideales para quienes quieren una placa de cocina más versátil y fácil de mover.
  2. Placas vitrocerámicas integradas: Son placas que se integran en la encimera de la cocina, formando una superficie única con el resto de la cocina. Son más estéticamente atractivas, pero tienen menos flexibilidad y son más difíciles de mover o reemplazar.
  3. Placas vitrocerámicas de tamaño compacto: Son placas de cocina de menor tamaño que las normales, ideales para cocinas pequeñas o para quienes necesitan solo una zona de cocción.
  4. Placas vitrocerámicas de inducción: Son placas que utilizan un campo electromagnético para calentar los recipientes de cocina, en lugar de utilizar una resistencia eléctrica. Son más eficientes y seguras, pero requieren recipientes de cocina especiales que sean compatibles con la tecnología de inducción.
  5. Placas vitrocerámicas de doble zona: Son placas que tienen dos zonas de cocción independientes, ideales para cocinar varios platos al mismo tiempo o para utilizar recipientes de diferentes tamaños.
  6. Placas vitrocerámicas de tres o más zonas: Son placas que tienen tres o más zonas de cocción, ideales para cocinar varios platos al mismo tiempo o para utilizar recipientes de diferentes tamaños. En general, cuantas más zonas de cocción tenga una placa, más versátil y costosa será.

Placas vitrocerámica más vendidas OCU

Escoge en función de tus necesidades, comparando las características de los mejores modelos que te dejamos en el siguiente listado de las placas más vendidas y mejor valoradas por los clientes de Amazon. Gracias al comparador de vitrocerámicas de la OCU podrás elegir la que mejor se adapte a ti. En Amazon podrás encontrar las placas recomendadas por la OCU en su comparativa.

Ir arriba